A Silverton o a Mogollón


El otro día probamos uno de los juegos que más tiempo llevaba deseando jugar. Silverton de Doris Smith y Phillip John Smith. A diferencia de otros juegos de los que hemos hablado, este tiene ya casi 20 años, y se nota ligeramente en el diseño, con algunos elementos que ya no se suelen ver, pero aún así, ha conseguido envejecer honorablemente. Silverton me llamó la atención hace un par de años cuando estaba buscando un buen juego de trenes que incluyese mecánicas de explotación de recursos e industrias además de la simple construcción del ferrocarril (parecido a lo que se hacía en el video juego Railroad Tycoon II).

Caja de la versión de 1991 de Mayfair Games de Silverton

Frontal de la caja de la edición de Mayfair Games

La versión a la que jugamos es a la de 1999, que contiene una expansión que salió con Nuevo México al sur de Denver. La partida era el juego básico para dos jugadores, así que nos colocamos ambos en Denver, al noreste del tablero. En caso de jugar más jugadores, el tercer jugador comenzaría al sur, en el paso, el cuarto en Salt Lake City al noroeste, el quinto en Pueblo al noreste, un poco al sur de Denver y el sexto en Santa Fe, en el centro-sur. Esta colocación en principio me desconcertó un poco, porque a 3 jugadores por ejemplo, me daba la sensación que el jugador que comenzaba solo en el sur tendría ventaja sobre los otros dos jugadores que comenzarían a pegarse tortas desde el pitido inicial. Luego en realidad el juego está más equilibrado de lo que parece, ya que en la zona de Denver hay muchas más minas, aserraderos y rutas de pasajeros, por lo que las oportunidades para cada jugador se equiparan.

Mapa del Silverton, primeros turnos

Mapa del Silverton, primeros turnos

Además de ir construyendo vías, como he dicho anteriormente, en Silverton tienes que ir comprando minas y aserraderos para luego vender mercancías usando tus vías. Hay 5 mercancías posibles que vender: oro, plata, cobre, madera y carbón. Los metales tienen un precio de venta mayor, pero hay una mecánica en el juego que hace que el precio de cada mercancía varíe con la cantidad vendida en el turno anterior, por lo que puede suceder que vendas, por ejemplo,  oro más barato que carbón (sin duda la mecánica gancho de este juego para mi).

Al principio de nuestra partida salieron bastantes minas de carbón cercanas y una mina de oro en Cripple Creek. Para conseguir el derecho de explotación de una mina, aserradero o una ruta de pasajeros, los jugadores tienen que mandar a sus prospectores, y si ambos jugadores lo mandan al mismo sitio, hay que resolver una disputa. Las disputas son básicamente una tirada de dados, modificada por la “habilidad” del prospector y alguna cosa más. Yo en esta parte, habría hecho la tirada de otra forma para limitar la suerte (tirar sólo un dado, o tirar 3 dados y elegir 2), porque influye mucho más la tirada que los modificadores. Jesús consiguió la explotación de la mina de oro en Cripple Creek, y yo la de un par de minas de carbón, así que ambos empezamos a construir vías hacia el sur (hacia Pueblo).

En el segundo turno, ambos teníamos una mina de carbón en Cañón City, donde nuestros ferrocarriles se encontraron, pero con una diferencia, todas mis vías fueron por terreno llano y las de Jesús por terreno montañoso que permanecerían cerradas en invierno.

Ambos ferrocarriles se encuentran en Cañon City. El del jugador blanco cruzan terreno montañoso y permanecerá cerrado durante el invierno.

A partir de ahí todo fue una carrera para llegar a Leadville, donde se podía reclamar una jugosa ruta de pasajeros y el llegar a la zona sur de Santa Fe. Parece ser que a Jesús le pareció muy divertido cortarme el acceso a Silverton, donde tenía mi mina de oro. Además, es psicológico el tener una mina en la ciudad que da nombre al juego, ¿no?. El oro en ese momento estaba por las nubes, y parecía que el que consiguiese vender primero se llevaría el gato al agua. Esto hizo, yo creo, que Jesús se despistase del objetivo de Leadville y se centrase en cerrarme el sur. Esto fue su perdición, ya que tenía la delantera en llegar a Leadville y no la supo aprovechar:

Carrera a Leadville

Carrera a Leadville, el blanco sólo necesitaba construir otro tramo y el verde necesitaba 3.

Al final cuando yo (el verde) pude llegar a Leadville construyendo dos tramos de vías, Jesús también llegó, pero con la mala suerte de que al ser un turno de invierno, no me pudo disputar la concesión de la ruta de pasajeros Denver-Leadville porque su ruta pasaba por Cripple Creek y estaba cortada. En ese momento, además, el precio del carbón en Pueblo y Denver bajaron hasta mínimos, ya que era prácticamente las únicas entregas que hacíamos, y sin embargo, más al sur en Santa Fé el precio del carbón estaba por las nubes. Por lo tanto otra carrera se produjo para llegar primero a Santa Fé y vender carbón. Al final me llevó yo el gato al agua y no sólo vendí bastante carbón a buen precio, sino que vendí toda la plata de Leadville, cobrando casi 2000 dólares y recortando la distancia que había conseguido Jesús en os primeros turnos gracias a la venta de oro de Cripple Creek.

Progresión en turnos posteriores

Progresión de la construcción de los ferrocarriles en los turnos posteriores

Durante la mitad de la partida, se fueron acumulando muchas minas que se encontraban o bien lejos al oeste o al sur. Como ninguno de los dos las reclamaban, se quedaban ahí y al final terminaron por llenar la totalidad de las minas disponibles (8 para dos jugadores). Entonces Jesús decidió liarse la manta en la cabeza y construir hasta el sur de Nuevo México donde algunas prometedoras minas de cobre se acumulaban. Esta parte fue la que más nos disgustó de la partida a 2, que salían demasiadas minas inalcanzables, y encima no se descartaban y se iban acumulando. Hablando con otra gente (por ejemplo David Arribas de Vis Lúdica) recomiendan jugar sin el mapa de Nuevo México a dos jugadores. La próxima partida que juguemos puede que sea sin la parte sur del mapa, ya veremos.

El caso es que a Jesús le surgió la posibilidad de ir al sur a Mogollón (realmente no reclamó Mogollon, pero nos gustó el nombre). Realmente no se tardaba tanto en llegar, porque hacia el sur se extiende una llanura con unas vías en línea recta con poco coste de construcción. Realmente era una buena estrategia, porque además, en El Paso, el precio de la madera era muy alto, y él tenía acumulado bastante.

Mogollón

Mina en Mogollon

En este momento tuvimos que dejar la partida, empatadas prácticamente a dinero, pero yo con más ingresos por turnos y más posibilidades de vender que Jesús, pero, como ya he dicho habría que haber visto que beneficios le hubiese reportado su llegada a El Paso, con la cantidad de minas acumuladas allí y una nueva ciudad donde vender muy caro el carbón y la madera.

Al final la sensación que me dejó el juego es de querer volver a repetir e incluso probando las reglas avanzadas. Básicamente hay dos cosas distintas: uno, se puede elegir a los prospectors y surveyors que quiera ese turno gastando unos puntos y dos, el transporte de mercancías se hace más complicado por la adición de los trenes. La primera regla mejora la velocidad del juego, ya que si quieres llegar pronto a algún sitio y no hay ninguna ruta o mina interesante, invertirás todos tus puntos en surveyors en lugar de en prospectors. Los trenes yo creo que hacen el juego mucho más interesante y completo, aunque lo ralenticen y lo hagan más complicados, porque en cada turno hay que tener en cuenta que trenes tenemos y con qué potencia para poder vender la cantidad de mercancías que queramos ese turno. Con esta regla se hace más importante la distancia de los distintos tramos, ya que cuanto más largos sean, más potencia necesitaremos en nuestros trenes para transportar la carga.

Lo único que se le puede achacar al juego es un poco el uso excesivo de los dados y el tiempo de juego, que es difícil que baje de las 4 horas incluso para dos jugadores. Por tanto tengo que recomendar este juego a todo aquel que pueda permitirse estas horas de juego y que le guste los juegos de ferrocarriles y la confrontación directa.

Enlaces:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reseñas, Session Report y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a A Silverton o a Mogollón

  1. jgabrielygalan dijo:

    Un comentario rápido: en la versión avanzada, elegir qué prospectors y surveyors vas a usar se hace una sola vez al principio de la partida, tipo ejército de Warhammer 🙂

  2. Kortatu dijo:

    Vaya… es una pena que sea así, aunque lo veo como una variante bastante interesante, sobre todo para 2 jugadores. Igual se podría hacer que cada turno pudieses cambiar sólo uno o dos de tus prospectors/surveyors.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s